GONG FU CHA

El método Gong Fu Cha se refiere a la manera tradicional de preparar el té en Asia.


“Gong fu” viene de “Kung fu”, que significa “el arte de hacer las cosas bien” o “preparar el té con gran habilidad”.
En este procedimiento, el té se prepara en una tetera pequeña de unos 10 – 15cl de media, con menos agua, con una cantidad de hojas superior a la del método occidental y con varias infusiones de menos tiempo. El objetivo es permitir a las hojas ofrecer todo su potencial aromático y gustativo a lo largo de las infusiones.  Para este método, suelen usarse el té Pu-erh (rojo) y los Oolongs.

Para llevar a cabo esta técnica milenaria, se precisan una serie de elementos:

· Un “barco del té” o bandeja de ceremonia: se trata de una bandeja de 2 plantas. La parte superior tiene huecos para echar el agua sobrante. Esta agua, después, se deposita en la bandeja inferior que está preparada para contenerla.

· Una tetera Yixing: tetera de ceremonia de barro muy pequeña.

· Una jarrita de cristal: para depositar y reservar el licor infusionado.

· Cuencos pequeños: para servir y beber el té.  

· Cuencos sensoriales: pequeños cuencos alargados que sirven para percibir mejor los olores y aromas que desprenda la infusión.

· Utensilios: pinzas, palos y palas de bambú para manipular el té.

· Hervidor de agua: preferiblemente con regulador de temperatura para conseguir los grados ideales para cada tipo de té.


Método:

  1. Preparar todos los utensilios en el barco, así como el hervidor y el té elegido.  
  2. Calentar el agua para varias infusiones y calentar/templar la tetera (es importante ya que es tan pequeñita que si no lo hacemos la infusión se enfriaría muy rápido). Vaciar en la jarra de reserva para calentarla.
  3. Poner el té en la tetera al tercio o a la mitad, según el tamaño de las hojas.
  4. Agitar algo la tetera y oler las hojas en su interior. Es sorprendente el aroma que emane de ellas… ¡y aún sin infusionar!
  5. Enjuagar y limpiar las hojas con agua caliente muy rápidamente para que las hojas empiecen a abrirse. Vaciar en la jarra y luego en las tazas para que vayan calentándose.
  6. Volver a oler las hojas (su aroma habrá evolucionado).
  7. Volver a llenar de agua caliente la tetera y dejar infusionar (nunca más de 30 segundos). Colocar la tapa y, mientras se espera, verter agua caliente sobre la tetera para asegurarse de que no queda aire dentro y mantenerla caliente. Verter el licor en la jarra de reserva, previamente vaciada dentro del barco o sobre un Tea Pet. (Échale un ojo a la anterior entrada de nuestro blog donde te hablamos de las mascotas del té).
  8. Oler las hojas infusionadas.
  9. Verter en los cuencos sensoriales e, inmediatamente después, pasar el té a los cuencos para beber.
  10. Oler las notas aromáticas en los cuencos sensoriales (o en la jarra de reserva directamente).
  11. Degustar y repetir la experiencia (en algunos tés la infusión se puede repetir ¡hasta 10 veces!)

La segunda infusión suele ser mejor que la primera; además, es un espectáculo ver como las hojas se van abriendo a lo largo de las infusiones para, al final, verlas totalmente abiertas. Tradicionalmente se emplea la tetera de barro, pero también se puede usar una de cristal para disfrutar del proceso; sobre todo con tés en forma de perla.

Ya sabéis, si os consideráis verdaderos amantes del té, no perdáis la oportunidad de probar estos métodos más tradicionales, para así poder percibir al cien por cien los aromas y sabores que nos ofrecen nuestros queridos tés. ¡Una experiencia única!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat