La teína, ¿qué deberías saber?

La teína es un tema que, a menudo, preocupa a los amantes del té ya que, desafortunadamente, no siempre es compatible con algunas enfermedades o condiciones de salud, y nos hace más complicada la elección de nuestro té ideal. En el blog de este mes, hablaremos sobre ella para conocer mejor qué es, cómo funciona y dónde y cómo encontrarla en menor cantidad.

En primer lugar, cuando hablamos de teína hablamos de cafeína; son la misma molécula. La diferencia es que la teína es un estimulante y, en cambio, la cafeína es un excitante. En efecto, sabemos que la cafeína es un alcaloide muy soluble que llega al cerebro en menos de cinco minutos, pero desaparece después de dos o tres horas. En cambio, si se combina con los polifenoles del té, su ritmo de absorción se ralentiza, el efecto llega más progresivamente y también dura más.

Mucha gente no sabe que puede aminorarse el nivel de teína con un simple procedimiento que explicaremos a continuación, pero no recomendamos hacer este proceso con tés excepcionales o muy aromáticos, ya que en ambos casos perderían su esencia.

Entonces, ¿cómo podemos reducir el nivel de teína de nuestros tés? Te presentamos dos posibles formas:

1) Dejar infundir nuestro té durante 30 segundos (la teína se libera prácticamente al instante de preparar la infusión) y tirar esta primera disolución. El 80% de la teína habrá desaparecido. Preparar una segunda infusión de manera habitual.

2) Si infundimos un té durante 1 hora a temperatura ambiente tendrá muy poca teína. Cuanto más tiempo se infunde un té menos efecto tendrá la teína, gracias a los taninos.

¿Y de qué depende la concentración de teína en el té?

· Del varietal de la planta (el varietal Assámico tiene más teína, por ejemplo).

· Del lugar de cosecha (si es más o menos soleado, o de más o menos altitud).

· Del tipo de hoja cosechado: las más tiernas -brote u hoja joven- tienen más teína que las hojas más maduras.

· Del periodo de la cosecha: la primera cosecha posee más teína que la segunda, la cual tiene más que la tercera, y así sucesivamente.

· Del tipo de cosecha: los tés de sombra (Gyokuro, Tencha, Matcha) tienen más teína.

· De cuánto té se usa para la infusión.

· Del tiempo de infusión (las hojas liberan mucha teína al principio de la infusión, luego cada vez menos).

· De la temperatura de la infusión (a 100ªC una parte significativa de la teína ya se ha disuelto durante los primeros 30 segundos; a 70ºC sólo se ha extraído un cuarto de su cantidad).

Para finalizar, no hay que olvidar que existen muchos tés con un nivel bajo de teína que son ideales para tomar por la tarde, y que difícilmente te quitarán el sueño. Aquí te nombramos algunos que también podrás encontrar en nuestra tienda:

· Kukicha (té verde japonés): está hecho de peciolos, tallitos o ramitas, por ello tiene mucha menos teína y un alto contenido en componentes taninos.

· Té Lapsang Souchong (té negro ahumado)

· Algunos Oolongs como el Milky Oolong, Tie Kuan Yin o los Oolongs horneados

· Hojicha (té verde tostado japonés): el hecho de tostarlo, baja su teína.

· Bancha o Genmaicha (tés verdes japoneses)

· Tés blancos de hoja (como el Shao Mee y Gong Mei).

¡Larga vida al té, con mucha o poca teína!

Y recuerda… It’s always tea time.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat